Regulación a distancia 

  Deje que trabaje la calefacción: 

Hoy en día, la temperatura deseada puede ajustarse por ejemplo desde el salón, mediante una moderna técnica de regulación. Mediante un sensor de temperatura, la calefacción comprueba, si la temperatura del ambiente se desvía de la temperatura deseada y reacciona en consecuencia. ¿Qué sentido tiene, que un sistema de calefacción esté en marcha, si no hay nadie en casa? Mediante la moderna técnica de regulación, usted ajusta su calefacción a sus costumbres. 

Esto, hace posible un consumo reducido durante la noche y adicionales ahorros durante el día. Los aparatos de regulación y control de hacen posible el uso de varios ciclos de conmutación por día. 

Calentar con ciclos de conmutación 7:30 h.: ¡Levantarse! 

– La temperatura sube a 20C 8:30 h.: Sale hacia el trabajo

 - La calefacción deja que la temperatura baje hasta 15C 14:00 h.: ¿Qué hay hoy para comer?

 – La casa esta a 20C 16:00 h.: De vuelta a la oficina 

– De nuevo con temperatura de mantenimiento 15C 19:30 h.: ¡Finalmente, fin de la jornada! 

– La casa esta a unos confortables 20C 23:30 h.: ¡Vamos a la cama! 

– Mantenemos la casa a un mínimo de 15C ¡Cada grado de reducción de temperatura ahorra gastos de calefacción! La temperatura ambiente no debería ser más alta que 20°C y por la noche alrededor de 5°C menos. Cada grado de reducción de temperatura ahorra hasta un seis por ciento de costes de calefacción. Temperaturas ambiente recomendadas Baño 22°C Salón 20°C Dormitorio 16-17°C 

Mantenga siempre las superficies de los radiadores libres de cortinas y muebles. Los radiadores deben poder ceder libremente el calor al aire del ambiente, por lo que no es recomendable obstruirlos con muebles o cortinas. ¡Mantenga el calor en la casa! Por la noche se deberán cerrar las persianas y las cortinas, para que el calor no se pierda a través de las ventanas. También es recomendable aislar las cajas de las persianas.